lunes, 27 de mayo de 2013

Anarquía o mezquindad

 
Edu: Todo aquel que tiene oportunidad de seguir el fútbol mundial, probablemente habrá podido observar algo recurrente en la actualidad y que parece marcar una identidad: muchos equipos, sin distinción de escuela o nacionalidad, parecen haber descubierto las ventajas del juego de ataque. Y no sólo los grandes - la Real Sociedad, nombrada algunas veces aquí, parece un claro ejemplo de eso.
Carles: Sin lugar a duda, los donostiarras han hecho su elección. Quizá por ello, les meten tantos goles en los últimos minutos. Sin embargo ayer, contra el Real Madrid (3 a 3), fue justo  el contrario.
Edu: Esa es la idea: no darle tanta importancia a la defensa.
Carles: Históricamente, el fútbol es cíclico, y seguro que esa es la nova tendencia, caiga quien caiga. Adiós a Gatuso, adiós a Albelda.
Edu: No sé si fue el Barça que estimuló esa tendencia, pero seguramente, alguna influencia tuvo. Los ingleses están jugando de esa forma, hasta el Chelsea mejoró su juego cuando se soltó. Y ni hablemos de los alemanes…
Carles: Pero sin que sea a lo loco. En el post sobre la final de la Champions, hablábamos  sobre la fuerte presión que algunos equipos ejercen sobre la salida de balón contraria, algo que el Barça de Guardiola realizó como nadie. Un acierto que Pep trasladó desde el baloncesto, y que consiste en defender por zona, desde otras partes el campo, y sobre todo, y eso es lo importante, con una gran circulación entre los efectivos, cubriendo parcelas más reducidas y de forma coordinada, pero muuuuuuy coordinada. Mecanizar esos movimientos supone un faenón tremendo, entrenamientos exhaustivos, a los que no todos los entrenadores están dispuestos.
Edu: Guardiola y Barça, Klopp y Dortmund y hasta el propio Bayern son ejemplos del 'riesgo sofisticado'. El riesgo muy bien estudiado, asumido. Pero hacerlo 'a lo loco' también puede llegar a ser interesante. Como parece hacer la Real Sociedad. El juego adquiere una estética propia, vanguardista. Quien podría imaginar, hace algunos años, el empate a 5 goles entre United e West Bromwich, mismo considerando la escasa importancia de ese partido para la clasificación?
Carles: Bueno, ese partido concretamente, decidía muy poco. Recuerdo como la República Checa durante un partido por la Eurocopa 2004 de Portugal acabó literalmente sin defensas en campo, jugando alocadamente y olvidándose de defender. Un único equipo asumió todos los riesgos, un riesgo no calculado. El partido fue vibrante, una completa locura. El juego mezquino, la trampa de una única jugada tiene los días contados. Renunciar a los mediocentros rocosos, aprender a hacer fútbol desde zonas tradicionalmente reservadas a destruir, requiere valor, pero casi seguro que marcará el futuro. El Valencia, por ejemplo, un club históricamente defensivo, habitualmente más luchador que talentoso, disputa justamente con la Real Sociedad la última plaza para la próxima Champions. Su actual entrenador, Txingurri Valverde, cuyo nivel intelectual está por encima de la media, optó en el partido de este fin de semana, por alinear 'jugones' en el medio centro. Ganó y dio un paso importante para conseguir la plaza.
Edu: Se pueden encontrar  varios ejemplos que justifiquen una y cada una de las opciones. La mayor ventaja de lo anárquico es la ausencia de la rutina, del aburrimiento y evitará que falte frenesí, ese ingrediente explosivo. Si es planificado, mucho mejor. Pero, fríamente, no soy capaz de ver el ocaso de los Guatusos, Dunas o Albeldase, mientras existan entrenadores que ganen títulos o eviten descender apostando por la mezquindad. Carlos Alberto Parreira aplicó la doctrina de 'cero errores' en la selección brasileña que disputó el mundial de 1994. Hizo lo que todos vimos y volvió con la copa debajo del brazo. Para los brasileños, es un ejemplo clásico, sin embargo, la cuatro veces campeona mundial Italia sigue siendo el modelo universal más contundente.
Carles: ¡¡¡¡Cero errores!!!!! Parece parte de la doctrina productiva anglosajona que, tengo esperanzas, se encentre decadente, como parte de una realidad mucho más abierta a las intuiciones. Producto de nuevos tiempos, de generaciones venideras, que no leen manual de instrucciones pero son capaces de hacer funcionar cualquier aparato. E bien. El modelo de jugador fijo, sin movilidad, con funciones y zonas de actuación limitadas no responde a esa nueva funcionalidad. Per hay otro aspecto que favorece todavía más, si cabe, a ese aparente desorden: la voz cantante. Los mentores están obligados a ofrecer más que resultados, el público exige poder divertirse, sobre todo. Se necesita una cantidad cada vez mayor de público pagante, ya no son suficientes los aficionados que se deprimen o se emocionan con el resultado de su equipo.
Edu: Pensándolo mejor, me gusta que sigan existiendo las opciones mezquinas, que permiten ese diálogo entre lo obsoleto y lo moderno que, de cierta forma, retroalimenta el fútbol. Resulta especialmente agradable ver esquemas tácticos rígidos siendo desmontados por un “equipo callejero”. Para ser sincero, mi deseo es que sobrevivan los Mourinhos, los Parreiras y el ‘calcio’ tradicional. Como el contrapunto ideal para aquello que creemos y defendemos.
Carles: Es posible, pero también es verdad que después de un partido en que uno de los equipos ha logrado divertir pero ha sido el otro, el de fútbol mezquino, que ha ganado, yo, al menos, acabo sintiendo una cierta frustración. Y multiplica esa sensación de injusticia que ya está casi normalizada.
Edu: Es una de las leyes de compensación que componen el código de ese juego. Como en el caso de una partida decisiva que acaba resuelta por el fallo del portero o por una tontería del árbitro. Injusticias como en la vida misma. Como gente que sigue empeñada en defender puntos de vista en que no crees. Pero cuando la diversión se antepone al resto, la victoria es doble – por tu propia satisfacción y por la frustración del contrario.
Carles: Pues viva la anarquía. Y la inteligencia.

sábado, 25 de mayo de 2013

Un culebrón con más villanos que héroes


Carles: ¿Qué te parece nuestra bola de cristal?
Edu: ¿Te refieres al tema Neymar? ¿Las meigas quizá?
Carles: Qué va, no hay nada como no estar casado con nadie además, claro, del sentido común.
Edu: El menos común de los sentidos…
Carles: Lo confirma el comportamiento de la mayoría de los medios informativos durante todo el desarrollo del fichaje del futbolista brasileño.
Edu: No se necesitan poderes extrasensoriales para poder anticipar determinadas cosas. Ya hace unos cuantos meses, más de un año que Neymar hablaba exclusivamente del Barça. En realidad, nunca se planteó ir al Madrid, esa es la verdad.
Carles: Desde que fue arrollado, junto con su equipo, el Santos en la final del Mundial de Clubes, solo tiene palabras para Messi, habla constantemente con Dani Alves, con los brasileños del Barça.
Edu: Además, hacía tiempo que ya existía un “acuerdo de caballeros” entre Santos y Barça. Incluso, una supuesta anticipación de Rossell al club y también a Neymar, una especie de precontrato.
Carles: Extraoficial, claro, ya que la FIFA prohibe cualquier ingreso en una cuenta del futbolista o de su entorno, por un futuro fichaje, antes de los seis meses que anteceden el fin del contrato del futbolista con su club.
Edu: De todos modos, todo lo que se ha discutido las dos últimas semanas, ha sido directamente con el Barça, siendo que el Real Madrid se ha limitado a enviar un dardo envenenado en forma de propuesta, lo más seguro por medio de Wagner Ribeiro.
Carles: Ribeiro, durante todo este tiempo, ha trabajado con el padre de Neymar, de quien es muy amigo. Y en favor del Real Madrid, con ya mantiene negocios, desde hace años. Incluso, cortó con Robinho cuando este dejó el Real Madrid por la pasta del City.
Edu: Claramente, trabajando desde la trastienda y sin despegarse nunca del padre de Neymar, comiéndole la cabeza en contra del Barça, mientras el Santos conversaba con los catalanes. Apareció en la reunión de ayer, siempre al lado del padre de la criatura. Sin lugar a dudas su mayor  preocupación era la e dar respaldo electorero a Florentino. Dedicándose exhaustivamente a una causa que el propio Wagner ya daba como perdida.
Carles: Pero según tengo entendido, ni todos los del entorno del futbolistas han estado trabajando en contra del fichaje por el Barça.
Edu: Al revés, Marcos Malaquias, hombre del Barça en Brasil junto con André Cury, estuvo siempre al lado de Neymar Junior, haciendo el contrapunto a Wagner Ribeiro. Malaquias y Neymar son como uña y carne, suelen salir de fiesta juntos, en las grabaciones de los anuncios. Ha sido el Caballo de Troya del Barça en toda esa historia.
Carles: O sea, se desvela definitivamente toda la pantomima, siendo que prácticamente solo en el tiempo de descuento ha aparecido esa propuesta de 35 millones del Madrid, como el definitivo argumento de que el equipo de Florentino estaba presente.
Edu: Exacto, a pesar de las constantes especulaciones, en ningún momento se dijo concretamente que hubiese una propuesta por parte el Real Madrid, solo al final.
Carles: Pero algunos medios, sobre todo aquellos afines al club blanco, siguen erre que erre…
Edu: Algo que, imagino, no te pilla por sorpresa.
Carlos: Ni mucho menos.

domingo, 24 de marzo de 2013

El fútbol y las tradiciones distorsionadas

Carles: Conozco perfectamente tu visión romántica del futbol y por eso, me imagino, nunca estarías de acuerdo con la idea de que se trata de uno de los más poderosos instrumentos de colonización, un corruptor de identidades, ¿verdad?
Edu: En lo que se refiere a la identidad, mi opinión es justo lo contrario. Y, eventualmente sí, con relación a lo de la colonización.
Carles: Lo preguntaba por que, según los resultados de una encuesta reciente, realizada por la Facultad de Comunicaciones de la Universidad de La Habana, la mayoría de los cubanos menores de 40 años manifestaron su mayor entusiasmo por fútbol que por el beisbol, históricamente su deporte más tradicional. En realidad, ¿cuál de ellos estaría más vinculado a la identidad cubana? Sin lugar a duda, la industria cultural ha adoptado el fútbol como uno de sus productos estrellas de globalización, de fácil asimilación y consumo. Pero el beisbol podría ser una clara seña de la influencia norteamericana, pues responde al típico modelo deportivo yanqui, fundamentado en la actividad física, pero bajo estrategia de juego de tablero.
Edu: Tú mismo lo has dicho: la industria ‘adoptó’ al futbol, no que este hubiese nacido para ser industria. Hace tiempo que defiendo la idea de que existen dos tipos de fútbol: el 'esencial' y el 'de mercado'. Este último depende del primero que, sin embargo, seguirá sobreviviendo siempre, con vida propia, independiente de lo que el mercado pueda hacer.
Carles: O sea, estás de acuerdo con mi primera hipótesis… el fútbol es (o puede ser) un poderoso instrumento de distorsión de identidades y de raíces culturales. Impositivo por ser invasivo, como todo el resto de formas de persuasión a través de la masificación de ideas.
Edu: Masificado y, por lo tanto, invasivo, quizá. Pero no necesariamente como un instrumento de distorsión de identidades. El fútbol cuajó allá donde encontró una forma de identificación con un deporte de matiz popular, o sea, algún tipo de vínculo con las raíces culturales. ¿Por que crees que no ha sido así en Estados Unidos, Canadá o parte del Caribe, o mismo en China, pese a la millonada invertida en la masificación, en esos lugares? ¿Es un problema cultural o de identificación? Es una barrera de raíz? Si el fútbol masificado o fútbol de mercado no dependiese del vínculo identitario, Estados Unidos seria el país con el mayor número de practicantes de fútbol si consideramos las muchas intentonas de forjar aquel mercado. El problema es que carecen de la esencia.
Carles: Cuajará, cuajará, no te preocupes. Está claro que las aptitudes naturales favorecen la implantación, además de otros factores. El fútbol es sencillo para el seguidor (no tanto para quien lo practica) por ello es el gran elegido. Seguramente, los norteamericanos no se consideran suficientemente populares para el "soccer", que claramente menosprecian y consideran una práctica menor. No obstante, es innegable que existen focos de su práctica en el país, vinculados a las colonias europeas y latinoamericanas, que sostienen la escasa práctica del fútbol. En este caso sí perdura una conexión con las raíces culturales. Una clara y manifiesta resistencia a la imposición e otras culturas, echando mano justamente del fútbol (o soccer).
Edu: Es obvio que existen focos, y muchos. El fútbol femenino allí es uno de los más desarrollados del mundo. Carles, es mucho más complicado ser tan artificial como propones y obtener resultados, digamos, técnicos para poder conseguir la visibilidad que lo pueda proyectar al mercado.  Está claro que el fútbol tiene más posibilidades y quizá eso ayude a explicar tu tesis del principio sobre Cuba. Pero piensa en el caso de América do Sur de inicios del siglo XX. El fútbol llegó por una vía colonialista, los ingleses. Aquí, en Argentina, en Uruguay. Era una práctica elitista, porque nadie siquiera conocía las reglas, a no ser los estudiantes privilegiados que pasaban por las escuelas británicas. ¿Por que no tuvo éxito entre las camadas más populares? ¿Por que no permaneció entre las élites? ¿Por imposición cultural? ¿Gracias a un tipo de marketing rudimentario que desconocemos si existiese entonces? Por supuesto que no. Fue gracias a que demostró ser una forma de manifestación con la que se identificaban las masas. Con el paso de los años, las élites fueron siendo excluidas hasta transformarse en minoría.
Carles: Sin duda que se encontró una mayor propensión a la aceptación. La industria cultural era embrionaria y apenas se había desarrollado. Quizá fuera un tema de imitación o motivado por la posibilidad de ascensión social por su reconocimiento como deporte da la clases pudientes. Pero lo que yo discuto no es la fascinación que el fútbol pueda exhalar. Eso es innegable. El gran crecimiento en Sudamérica tiene muy poco o nada de impositivo. Hace parte de la génesis de un deporte que nace en Europa, pero que alcanza la pubertad, la edad de la curiosidad y creatividad, en el continente americano. Podríamos decir que se trata de un resurgimiento o mismo de una reinvención sin la que el fútbol quizá, no seria el mismo. Pocos son capaces de negar que es el mayor deporte de todos los tiempos. Yo no me atrevo a negar algo que es una evidencia. El problema es que desplace tradiciones y cercene la elección de jóvenes por desinformación sobre otros deportes, privándolos de todas las posibilidades de la práctica polideportiva y de una oferta plural. Claro que eso ocurre más en algunos países que en otros.
Edu: En este caso, veo que la dinámica es natural y legítima, aún que sea algo lamentable. Claro que el chico que conoce solo el fútbol pudo haber dejado de ser un excelente nadador o practicar otro deporte más 'sano'. Pero ¿cómo solucionarlo? Si los sistemas educativos funcionasen de una forma más plural - y en ese punto los norteamericanos saben lo que hacen -, el deporte haría parte del currículo escolar, en todo el mundo. Quizá sea la única solución. quizá...
Carles: En las escuelas, en centros culturales y deportivos municipales, en cada barrio. No estoy en contra del fútbol, pero defiendo que se dé la misma oportunidad para que los críos puedan conocer y enamorarse de otros deportes. Es más que probable que, de todos modos, el fútbol seria el ganador. Un justo ganador.
Edu: Me parece que el romántico aquí eres tú. Más tú...
Carles: Nunca lo he negado.